Once cabezas

Ainara Caicero

Me encontraba en mi casa. Tenía hambre, así que fui al refrigerador. Para mi sorpresa, encontré dentro algo horrible: ¡once cabezas sin ojos!

¡Desperté sudada y asustada! ¡Todo había sido un sueño! Aun así, corrí al refrigerador para verificar.

Imaginen mi tranquilidad al darme cuenta de que todo estaba bien. Ahí se encontraban las doce cabezas y cada una conservaba ambos ojos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑