La Locomotora

Maru Uribe

Mike Scott trabajaba en una fabrica de chocolates llamada “La locomotora”. Todos los días, Mike llegaba a trabajar a las 8:00 h y se iba a las 21:00 h. Llevaba más de 30 años en esa fábrica y todos le habían agarrado cariño, incluso era amigo del dueño. Un día, el dueño de la fábrica enfermó y tuvo que pasar su puesto a su hijo, Kevin Hamilton. Este no era amigable como su padre, era serio, frio y controlador, se fijaba hasta en los más mínimos detalles. Siempre llevaba chaleco de rombos, lentes color negro y una tabla de apoyo en donde anotaba el más mínimo error de cada uno de los empleados. Mike ya era viejo para trabajar en la fábrica, todos los sabían, pero estaba ahí por el cariño y el respeto que le tenía el dueño. A Kevin no le causaba gracia e intentó muchas veces convencer a su padre de que lo despidiera, le decía que solo retrasaba la producción, pero el señor Hamilton nunca le hizo caso a su hijo, pues había sido uno de los primeros empleados de la fábrica cuando se fundó en 1860, así que Kevin necesitaba encontrar una manera de echar a Mike de la fábrica. En una ocasión, Kevin escuchó a Mike y a su amigo hablando sobre una tragedia que había pasado en fábricas de Veracruz. Decían que un perro negro de aspecto demoniaco rondaba las fábricas y cuando aparecía siempre ocurría alguna muerte trágica dentro de estas. Kevin supo en ese instante que esa era la solución, debía encontrar al responsable de los ataques y hacer que asustara a Scott, para que así se fuera y no tuvieran que seguir perdiendo ganancias. Kevin investigó, pero no encontró alguna pista o indicio de quien fuera el causante, así que decidió irse a casa. En el camino descubrió que una forma sombría lo había seguido desde la fábrica, así que decidió enfrentarlo y preguntarle qué quería. La forma sombría ya sabía que Kevin necesitaba resolver el problema de Mike Scott, así que le ofreció un trato a cambio de que sacar al anciano de la fábrica para siempre. La forma sombría asustaría a Mike, pero ella podría regresar a la fábrica una vez por año. Kevin no lo pensó mucho y aceptó, sin saber el alto precio que le costaría. Así que, al otro día, Kevin le pidió a Mike que se quedara a revisar unos productos que había empaquetado mal, Mike accedió y se quedó dos horas extras ese día, Kevin también se quedó para ver como Mike era desaparecido o algo por el estilo, pero se llevó una gran sorpresa cuando vio a un enorme perro negro, con ojos rojos, inyectados de sangre, patas de lobo, con saliva goteándole del hocico. Mike se asustó y corrió hasta llegar a donde trituran y almacenan el cacao, el perro desapareció, pero una presencia hizo que la trituradora se encendiera. Mike se asustó e intentó salir de ahí, pero estaba oscuro y con muchos obstáculos por el piso, así que tropezó con algún costal se cacao y cayó a la trituradora, salpicando la habitación con sangre y piel. Kevin se petrificó al escuchar los gritos de Mike y la trituradora demoliéndolo por completo, pero tenía que entrar cuando todo quedara en silencio y solo se escuchara la trituradora vacía; entró, encendió la luz y vio una escena perturbadora de partes de Mike por todos lados y sangre goteando desde la trituradora. Kevin viró y pudo ver a la misma sombra que lo asaltó en la calle la noche anterior, le reclamó la situación diciéndole que no podía creer que hubiera hecho un trato con él, pero la sombra solo sonrío y le dijo que esperaba que el siguiente año también hubiera alguien para llevarse o sería él el que tuviera un destino igual o peor que el de Mike. Después de eso no se supo de otros ataques en la fábrica, excepto el de un joven Hamilton que murió cruelmente en un incendio en la bodega de cacao.

Obra: Hombre, Tam Abarca

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑